Hola,me presento, mi nombre es Davinia y tengo 26 años, e creado esta pagina web para poder compartir opiniones y sensaciones con otras madres y futuras mamas, estoy en el 6º mes de embarazo, y yo y mi esposo tuvimos la idea de crear la web, soy de España, tengo un embarazo gemelar, (mellizos) un niño y una niña van a ser, espero poder compartir mucha información con vosotras/os y poder aprender mutuamente, un cordial saludo.

Atte: Davinia y Yoel
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

Encabezamiento de la página web

 
 

Embarazo

Cambios en el cuerpo de la mujer durante el embarazo
A medida que transcurre el embarazo se van produciendo cambios importantes en el cuerpo de la madre, algunos muy visibles, otros menos. Estas transformaciones anatómicas, químicas y fisiológicas sirven para proporcionar al futuro hijo los elementos indispensables para su desarrollo.

Además de aumentar de peso, las modificaciones más espectaculares que experimenta el cuerpo de la futura madre son el cambio del tamaño del útero y de los senos. Sin embargo, también se registran algunos cambios más discretos en los sistema circulatorio, respiratorio, urinario y digestivo.


El embarazo es una etapa delicada desde el punto de vista nutricional, con unas necesidades de nutrientes elevadas y difíciles de cubrir. Por eso, cuida tu alimentación: favorecerás el correcto crecimiento y desarrollo del bebé además de ayudarte a mantener tu nivel de energía a lo largo del embarazo, el parto y el post parto

También debes saber que comer bien no significa comer mucho. Intenta variar al máximo la alimentación, incluyendo los grupos básicos de alimentos:

Lácteos
Carne, pescado y huevos
Pan, galletas y cereales
Frutas y hortalizas

Distribuye las comidas en varias tomas, entre cuatro y seis, y come despacio, masticando bien los alimentos, en un ambiente relajado y sin distracciones.

Beber abundantes líquidos a lo largo del día te ayudará a evitar el estreñimiento. Además del alcohol y el tabaco, hay una serie de alimentos cuyo consumo durante el embarazo puede entrañar riesgos. Conoce nuestra lista de alimentos prohibidos durante el embarazo, y ¡evítalos en todo caso!


Alimentación para mujeres embarazadas diabéticas

La diabetes en una mujer embarazada requiere de cuidados especiales, y la alimentación es una parte primordial en esta etapa. Si tienes diabetes gestacional conversa de inmediato con tu médico, quien en combinación con un dietista elaborará tu régimen alimenticio considerando tu peso, evolución del bebé (crecimiento) además de la fase de tu embarazo.



Los nutrientes ingeridos durante el día son consumidos en 6 raciones o comidas, la última antes de dormir. Se incluyen dentro de la dieta: cereales, productos lácteos, frutas, proteínas y verduras. Siempre que se respete una alimentación nutritiva tus gustos alimenticios también están permitidos.

Las mujeres con diabetes preexistentes continúan con la alimentación llevada hasta antes de embarazarse pero es preciso modificar su dieta de acuerdo a la evolución de su embarazo y según las recomendaciones del médico.

Si bien es cierto que los nutrientes en cada mujer variarán de acuerdo a su peso y otros factores ya mencionados, los médicos sugieren dividir los alimentos en 3 grupos dándole mayor preferencia a los carbohidratos 50%( carnes, cereales, pasta, arroz, entre otros), un 40% a las grasas insaturadas (vegetales, aceite de oliva) y solo un 20 % a las calorías derivadas de las proteínas (pescados, fruta seca, legumbres).


Mujeres propensas a desarrollar diabetes gestacional

La diabetes es una enfermedad que normalmente se presenta en las personas después de los 40 años, sin embargo las mujeres en edad reproductiva también pueden ser propensas a desarrollarla, de acuerdo a factores que a continuación detallamos:

Familiares con diabetes (factor hereditario).
Embarazo anterior con diabetes gestacional.
Diabetes previa al embarazo.
Mujeres obesas.
Mujeres con hipertensión arterial.
Partos con complicaciones: cuando el bebé nace muerto, tiene un tamaño superior (5kg o su equivalente 9 libras) o nace con defectos congénitos.
Acumulación de líquido amniótico (polihindramnios), lo cual degenera en los partos prematuros.
Cabe señalar que las condiciones listadas más arriba son consideradas factores de riesgo pero existen personas que no se aproximan a estas características y aun así tienen signos de la enfermedad.

Una forma práctica de controlar tu nivel de azúcar desde tu casa es empleando un medidor de glucosa. Con solo un pinchazo en el dedo obtienes una muestra de tu sangre y la colocas sobre una tira reactiva. El medidor arrojará si la cantidad de azúcar es la adecuada o requieres cuidar tu alimentación o modificar la medicación.

Diabetes gestacional: Riesgos sobre el bebé

La diabetes gestacional tiene menores complicaciones en el feto que la preexistente desde antes del embarazo. La clave para prevenir los efectos de la enfermedad está en hacer el diagnóstico con prontitud e iniciar el tratamiento cuanto antes.

Aún cuando en el control se halle el éxito de los resultados, existe una condición en las mujeres embarazadas que debe tomarse en cuenta: La obesidad contribuye a la presencia de defectos congénitos en el feto, por eso los especialistas prestan particular atención a este grupo de gestantes.

Cuando la diabetes no es diagnosticada a tiempo por desconocimiento de la enfermedad o ausencia de síntomas, los bebés son más propensos a desarrollar macrosomía (peso desproporcional) e hipoglucemia, caracterizada por los bajos niveles de azúcar presentes en el bebé tras el parto y que son elevados inyectando una dosis de glucosa vía intravenosa.

Con respecto a la madre, la diabetes la hace vulnerable a contraer enfermedades como la preeclamsia, infecciones urinarias o vaginales, o hipertensión arterial.

Molestias durante el embarazo

Percibir y valorar las molestias propias del embarazo te ayudará a cuidar tu cuerpo, el de tu bebé, y a reaccionar correctamente ante situaciones de peligro.

Las molestias más comunes durante el embarazo son:

Dolor abdominal
Dolor de espalda
Dolor de cabeza
Molestias en el pecho
Mareos y desmayos
Otras molestias frecuentes que afectan a las embarazadas son los trastornos del sueño, o la acidez de estómago.

Molestias en el pecho durante el embarazo

Las molestias en el pecho en el embarazo están asociadas a la preparación progresiva de tu cuerpo para formar el nuevo bebé, aumentando la producción de hormonas como la progesterona y los estrógenos. Son muchos los cambios que vas a experimentar, ¡no te asustes!

Durante el embarazo, el pecho empieza incrementar su tamaño según se engruesa la capa de grasa y aumenta el tamaño de las glándulas lácteas y el flujo de sangre, preparándose así para alimentar al futuro bebé.

Aunque la sensibilidad extrema en los pechos suele disminuir drásticamente a partir del segundo trimestre de embarazo, con la estabilización de los niveles hormonales, es normal experimentar estos cambios a lo largo de todo el proceso:

Cosquilleo, hinchazón y sensibilidad al tacto de los pechos
Aumento del tamaño de los pechos
Picazón y estrías
Aparición de grandes venas azuladas debajo de la piel
Oscurecimiento de los pezones y de las areolas
Secreción en los pezones.

Controlar las molestias en el pecho

La sensibilidad extrema de los pechos, sobre todo en el primer trimestre de embarazo, pueden conducir a situaciones incómodas y desesperantes para la mamá. Esta parte del cuerpo será la principal fuente de alimentación para el futuro bebé durante la lactancia, por eso es muy importante extremar las precauciones y cuidar correctamente el pecho.

Sigue nuestros consejos para aliviar las molestias en el pecho durante el embarazo:

Utiliza sujetadores que se adapten a tu talla de pecho. A lo largo del embarazo es normal aumentar varias tallas y pasar de la copa B a la D.
Cuando escojas sujetador, evita los que tienen varillas internas. Suelen ser menos confortables a la hora de sostener los senos. También debes saber que los sujetadores de algodón son más cómodos que los sintéticos.
Si vas a practicar ejercicio, emplea sujetadores especialmente adaptados para ello.
Utiliza un sujetador para la noche de algodón suave y holgado, que te sostenga el pecho mientras duermes.
Usa almohadillas protectoras desechables o lavables si tienes secreción en los pechos.
Evita lavar la aréola y los pezones con jabón, ya que reseca la piel.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one