Hola,me presento, mi nombre es Davinia y tengo 26 años, e creado esta pagina web para poder compartir opiniones y sensaciones con otras madres y futuras mamas, estoy en el 6º mes de embarazo, y yo y mi esposo tuvimos la idea de crear la web, soy de España, tengo un embarazo gemelar, (mellizos) un niño y una niña van a ser, espero poder compartir mucha información con vosotras/os y poder aprender mutuamente, un cordial saludo.

Atte: Davinia y Yoel
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

Encabezamiento de la página web

 
 

Lactancia y Maternidad

Para prepararse adecuadamente para la Lactancia, lo primero es conocer cómo son los propios pezones y pedir al obstetra que los revise, ya que todo pezón puede formarse y cuidarse adecuadamente.

Para el cuidado del pezón se puede recordar la siguiente sigla: "ALAS"

AIRE: Es importante airear los pezones para fortalecer la delicada piel que los recubre.

LUBRICACIÓN: Es necesario mantener el pezón y la areola lubricados, durante el embarazo y luego de cada toma. Podemos utilizar una gota del propio calostro, cualquier tipo de aceite de cocina, o crema de caléndula.

AGUA: Tanto el pezón como la areola están recubiertos por una grasa natural que los mantiene lubricados durante el embarazo. Por eso no es conveniente lavar los pezones con jabón, sino simplemente con agua. No es recomendable utilizar esponjas, cepillos u otro tipo de elementos abrasivos que quiten esta grasa protectora.

SOL: Exponer los pezones al sol, empezando con una toma de cinco minutos diarios ayuda a fortalecer y a elastizar la piel. Es importante que la exposición sea directa (no a través de un vidrio) y que se realice en los horarios de máxima protección y seguridad.


¿Qué es el calostro?
El calostro es una sustancia rica en proteínas y anticuerpos, de color amarilla claro y de consistencia viscosa.
Durante el embarazo, los pechos crecen de tamaño y la glándula se prepara para su función más importante: la de producir la leche. A veces, un pequeño porcentaje de mujeres durante los últimos meses de embarazo, ya producen la primera leche, es decir, el calostro. De todos modos, no hay que preocuparse si esto no sucede, el calostro aparecerá al nacer el bebé.
Es muy importante que el bebé tome el calostro, ya que le aportará una protección especial contra las enfermedades y las vitaminas, minerales y calorías que el bebé necesita. El calostro estimula la primera deposición llamada meconio. El frecuente amamantamiento estimula su producción, por eso es importante poner al recién nacido al pecho dentro de la primera hora de vida, ya que en este momento se encuentra alerta para responder a su instinto natural.
Los recién nacidos se alimentan entre 8 y 12 veces por día y se aconseja alimentar al niño "a libre demanda", es decir, cuando él manifieste que tiene hambre. Es mejor alimentarlo sin horarios preestablecidos, como así también, que la madre tenga la libertad de alimentarlo cuando sienta necesidad de hacerlo. El recién nacido necesita durante las primeras 48 hs muy poca cantidad de calostro, por lo tanto lo que la mama producirá será suficiente. No hay que preocuparse si sólo salen gotas. Estas serán más que suficientes.
Generalmente el bebé se alimenta del calostro hasta las 48/ 72 hs postparto, momento en el cuál comenzará la bajada de la leche. Si el nacimiento fue por cesárea es posible que la bajada de la leche se retrase 24hs más.
La bajada de la leche es el momento en el que se produce la transición de la producción de calostro a la leche materna. Las mamas comienzan a sentirse tensas, tumefactas, hasta pueden aparecer enrojecidas. Es el momento de realizarse masajes mamarios en forma circular para estimular cuanto antes la producción de leche.
Una de las dudas habituales de las madres es si van a poder darse cuenta cuando el bebé tenga hambre. La mamá debe estar tranquila, los niños se hacen entender, algunos lloran mucho, otros apenas gimen, cada familia aprenderá los códigos de su hijo.


¿Es normal el dolor de los pechos durante la lactancia?


Respecto al dolor, es a veces difícil decir que es normal y que no, puesto que esto depende del nivel de umbral que cada una posee. Llamamos "normal" a lo que en general muchas mamás manifiestan en iguales situaciones pero cada una de ella lo hace con variantes personales. Es común sentir molestia o dolor a manera de pinchazos cuando ocurre la bajada de la leche. Esto manifiesta que se ha desencadenado el reflejo de bajada de la misma, sucede al principio de la mamada y por lo general no dura más que unos segundos (aunque a veces parezcan eternos). Esta situación desaparece con el tiempo; en algunas mamás ocurre a los 3 meses, en otras se prolonga hasta los 5-6 meses y otras manifiestan nunca haberlo sentido. Un dolor que se manifiesta durante toda la mamada y aún después que el bebé se desprendió del pecho puede estar manifestando una Candidiasis que es producido por un hongo (candida). Si observás algunos de estos síntomas, consultá a tu médico: El dolor se manifiesta durante toda la mamada. Tu pezón se muestra irritado, enrojecido, con temperatura o presenta manchas de algún tipo La boca de la beba si presenta manchitas tipo algodoncitos(hongos).


¿Existen alimentos que aumenten la producción de leche materna?


En realidad no hay alimentos que por si mismos aumenten el volumen de leche. Sólo se debe estar segura de estar aportando al organismo la cantidad de líquidos y nutrientes necesarios.

Algunos especialistas recomiendan directamente tomar unos 10 (o más) vasos de líquido por día. Otros más liberales recomiendan ingerir líquidos a voluntad, vale decir: tomar cuando se tiene sed.

En cuanto a los alimentos, una dietabalanceada asegurará un adecuado aporte de nutrientes. En la dieta diaria no deben faltar: frutas, verduras, cereales, lacteos y carnes. Variedad es la palabra clave!

Ahora, si se desea aumentar la cantidad de leche, lo más importante es la frecuencia con la que se amamanta. El organismo tiende por naturaleza a producir tanta leche como el bebé necesita. Por eso cuanto más seguido se ponga el bebé al pecho (o se extraiga leche con un saca leche) más leche se producirá.


¿Cuál sería el aporte aconsejado de fibras durante el período de lactancia?

Lo óptimo sería mantener el aporte sugerido para el embarazo, 25 g por cada 2.000 calorías diarias. Así como durante la lactancia aumenta la ingesta calórica, debería aumentar también el consumo de fibras.


¿Cómo afecta la alimentación materna a los cólicos del bebé lactante? ¿Cómo puedo evitarlos?


Esta pregunta es muy frecuente y todas las mamás nos preocupamos (y a veces nos torturamos ...) por lo que comemos o dejamos de comer, pensando en nuestros hijos. La verdad es que los cólicos son normales e inherentes a la naturaleza del lactante, y que hasta que su intestino no madure es poco lo que podemos evitarles. Si es importante saber que un bebé amamantado los sufre mucho menos que un bebé alimentado a leche de vaca. Lo que nosotras comamos no pasa directamente a nuestro hijo, pero hay algunos alimentos que por su sabor fuerte (ajo, repollo, y todos los que te resulten "pesados") pueden alterar el gusto de nuestra leche, provocando en los bebés un rechazo, momentáneo, de la misma. otro factor a tener en cuenta para evitar son los alimentos muy grasos, como la crema, el chocolate, la manteca, etc. porque pueden contribuir a una leche más grasosa que al ser un poco más pesada puede llegar a tapar algun conducto galactóforo (de leche, bah!) y provocar una mastitis. Por otra parte, algunas mamás, sin mediar causas científicas aparentes, comprobaron que cuando ellas ingieren alimentos que les producen gases (por ej. jugos de naranja), también sus bebés se ponen más molestos y con más cólicos que los habituales. Esto probablemente tenga un componente más "psicológico" que físico, pero si privarse de ellos las tranquiliza y las hace ver mejor a sus hijos, bueno, bien vale la pena la abstinencia. En definitiva, durante la lactancia (un poco más que en el resto de nuestra vida) debemos ante todo comer sano, sin excesos y sin alimentos a los que no estemos acostumbradas, sin abusar del café, ni de los picantes, ni del alcohol, y manteniéndo una dieta lo más variada y natural como nos sea posible.


Posiciones y enganche correctos para amamantar

Posición de cuna:


• Ponga una o dos almohadas en su regazo para apoyar a su bebé.

B) Hágale cosquillas al labio inferior de su bebé hasta que abra mucho la boca, y entonces rápidamente empújelo hacia su pecho. Sea paciente. Esto puede tomar un rato.

C) Asegúrese de que los labios de su bebé estén detrás del pezón, rodeando la aréola.

D) La punta de la nariz de su bebé debe estar tocando su pecho.

Posición de fútbol/de estrechar contra su pecho:

• Ponga una o dos almohadas a su lado para ayudar a sostener su brazo y al bebé.

• Sostenga el cuello y parte de la cabeza de su bebé en su mano, con su antebrazo sosteniendo el torso del bebé contra su lado.

• Siga los pasos A, B, C, y D de la posición de cuna.

Posición recostada:

• Recuéstese de costado con almohadas sosteniendo su espalda y su pierna de arriba, flexionada hacia adelante.

• Ponga a su bebé de costado de frente a usted.

• Siga los pasos A, B, C, y D de la posición de cuna.

Varíe las posiciones de amamantar durante la primera semana.


Tengo poca leche materna



- Observar al bebé mientras mama porque con una mala adhesión boca-pecho, el bebe no puede estimular bien la mama.
- Verificar que el bebé se prenda de todo el pezón y parte de la aréola, de manera que pueda vaciar eficientemente los pechos y, por ende, lograr un aumento en la producción de leche.
- Aumentar las tomas diarias: La frecuencia de las mamadas, (al menos de 8 a 12 tomas cada 24hs), ajustará la producción automáticamente hasta adecuarla a las necesidades del bebe.
- No tomar vitaminas recetadas para el período pre-natal, ya que no son las indicadas para el período de lactancia y pueden disminuir la producción de leche.
- Procurar descansar el mayor tiempo que sea posible: idealmente una siesta, o 20 minutos de relajación a mitad del día.
- Beber bastante líquido 2 ó 3 litros por día de agua, jugos, caldos, leche...,.evitando excesos de té, café, mate o bebidas gaseosas.
- Ingerir hasta 6 pastillas de levadura de cerveza ( venta libre en casa de dietética y farmacias ó 1.200 gramos de levadura repartidas entre las comidas.
- Buscar ayuda de su pareja y de familiares cercanos para las actividades cotidianas.
- Ingerir semillas como el girasol, sésamo, lino, o granola con pasas de uva, nueces o avellanas que permitirán energizar a la mamá para sobrellevar mejor los momentos de angustia que se presentan frente a la baja producción de leche.
- Relajarse al momento de dar de mamar: esto favorece todo el proceso. Sentarse, aflojando los músculos de la cara y hombros antes de amamantar; de manera que, mamá y bebé logren disfrutar con tranquilidad de los beneficios de este momento tan especial.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one