Hola,me presento, mi nombre es Davinia y tengo 26 años, e creado esta pagina web para poder compartir opiniones y sensaciones con otras madres y futuras mamas, estoy en el 6º mes de embarazo, y yo y mi esposo tuvimos la idea de crear la web, soy de España, tengo un embarazo gemelar, (mellizos) un niño y una niña van a ser, espero poder compartir mucha información con vosotras/os y poder aprender mutuamente, un cordial saludo.

Atte: Davinia y Yoel
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

Encabezamiento de la página web

 
 

Niños

EL NIÑO DE 1 A 2 AÑOS

Durante el segundo año se producen en la vida del niño dos cambios fundamentales: aprende a andar y aprende a expresarse de forma comprensible.

Precisamente son las dos características principales del género humano:

La posición erecta para caminar, que permite una visión más completa del mundo.
El lenguaje, que favorece la comunicación y el desarrollo de la cultura.
Para los padres, el segundo año resulta un poco cansado debido a que deben prestar mucha atención al niño que despliega una gran actividad. Sin embargo, también es una etapa apasionante en que el bebé desarrolla muchas relaciones sociales y afianza su autonomía.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a desarrollar la inteligencia del niño?

Los padres pueden ayudar a los niños a desarrollar su inteligencia ofreciéndoles nuevos estímulos y reforzando sus logros.

Para ayudarle, además, conviene que los padres vigilen que entiende los conceptos nuevos que aprende.

Veámos que significa cada punto:

1. Ofrecer estímulos al niño
El niño tiene dentro de sí la capacidad y el deseo de investigar, experimentar.

Pero si sus padres le alientan a ello y le proporcionan nuevos temas, materiales, juegos y experiencias, su horizonte se abre más aún.

Algo tan simple como hablar con él acerca de las cosas cotidianas, tal cual suceden: la lluvia, el ruido de la lavadora...

Leer cuentos en voz alta al niño es una actividad que favorece el desarrollo de la inteligencia

2. Proporcionar refuerzos y apoyo al niño
A menudo, cuando el niño percibe que ha hecho algo especial, interrumpe el juego y mira a los que están alrededor esperando su aprobación.

Si los padres le felicitan por sus logros, el niño se sentirá más estimulado y motivado para continuar su aprendizaje. A veces basta una mirada acompañada de una sonrisa.

Hay que estimular y reforzar su autoestima aunque el niño no haya logrado lo que pretendía. Se debe valorar el esfuerzo realizado de modo que no se desanime a intentarlo de nuevo

3. Vigilar si el niño comprende los conceptos que aprende

Hay que tener en cuenta que aunque a esta edad el niño ya ha aprendido el concepto de "causa y efecto", aun no es capaz de relacionarlo con el concepto de "consecuencia".

De ahí que entienda como se comportan determinados objetos como, por ejemplo, que una puerta se cierra al empujarla, pero no entienda que al cerrarla se puede pillar los dedos.

En muchos casos el niño recuerda el dolor pero no es capaz de relacionarlo con la cadena de acontecimientos que lo provocaron y es muy probable que vuelva a repetirlos.

Por este motivo, hasta que el niño sea capaz de relacionar estos conceptos necesita una constante vigilancia de un adulto que juzgue por él donde puede haber peligro.

¿Cómo se relaciona el niño de 1 a 2 años con su entorno?

Durante su segundo año de vida, el niño desarrolla una imagen concreta de cómo es el mundo y las personas que le rodean.

El niño empieza a ser consciente de que existen otras personas además de las que le son familiares.

En su visión del mundo, él es el centro, sus padres son los que están más cerca de él y detrás están sus hermanos y cuidadores.

En esta visión "egocéntrica" del mundo, el niño piensa que todos ven, piensan y sienten las mismas cosas que él.

A lo largo de este segundo año, el niño ira tomando conciencia de sí mismo como una entidad separada de los demás y al cumplir los dos años se mostrará más predispuesto a las relaciones sociales.

Alimentación para niños

En su segundo año de vida, la alimentación del niño cambia debido a que:

El aparato digestivo del niño madura
Empieza a dominar las habilidades motoras necesarias para alimentarse
Su apetito tiende a disminuir hacia la mitad del segundo año
EL APARATO DIGESTIVO MADURA

Cuando cumple un año, el aparato digestivo del niño ya ha completado su maduración. Esto quiere decir que ya está preparado para digerir la mayor parte de los alimentos que consumen los adultos de su familia y su entorno.

Algunos niños tienen aún sólo unos pocos dientes a los 12 meses. A lo largo de este segundo año le saldrán el resto de las piezas. Ya desde los 8-9 meses, los bebés pueden "roer" alimentos semisólidos.


EMPIEZA A DOMINAR LAS HABILIDADES MOTORAS

Aprende a beber en vaso, a asir la cuchara, a mantenerse sentado, a combinar el movimiento de ambas manos, a coger pedacitos con los dedos,...

Conviene estimular al bebé a que desarrolle y ejercite sus capacidades: masticar, beber en vaso o taza, usar las manos para comer,...

Un niño que no haya probado alimentos sólidos hasta los 18 meses, por ejemplo, es probable que se niegue a masticar. La edad apropiada para que se vaya acostumbrando son los 8-9 meses.

SU APETITO TIENDE A DISMINUIR HACIA LA MITAD DEL SEGUNDO AÑO

El cambio se hace mucho más notable al cumplir los 2 años. Esta etapa de inapetencia fisiológica se debe a que el crecimiento se ralentiza a partir de esta época.

Para tranquilidad de los padres acerca de si su bebé está adecuadamente alimentado, bastará con comprobar que:

El niño está alegre y activo.
No cae enfermo demasiado a menudo.
Su crecimiento se mantiene. Durante el segundo año se crecen unos 12 cm, a partir de los 24 meses, crecerá unos 5-6 cm cada año.

Buenas y malas costumbres en la alimentación

Si los padres comen sano, su bebé puede comer lo mismo. Si se da a elegir entre una fruta y una chocolatina, ¡pocos niños eligen la fruta!

Por tanto hay que ofrecer alternativas sanas (por ejemplo entre un yogurt y una pera, entre croquetas y tortilla, entre tostada con foie-gras o con quesito).


LOS MODALES EN LA MESA Y EL EMPLEO ADECUADO DE LOS CUBIERTOS

Si el bebé come junto a su familia la mayor parte de las veces, tenderá a imitar los modales y movimientos. Querrá coger en seguida la cuchara y el tenedor. Si come aparte, siempre le da otra persona, le obligan... probablemente tardará en aprender.

Manejar los cubiertos requiere cierta habilidad motriz que se logra sólo con práctica, tiempo y paciencia. Es normal que los niños pequeños manchen, derramen comida y se ensucien la ropa.

GUSTOS, CAPRICHOS Y PREFERENCIAS

La mayoría de los adultos ha tenido alguna manía en sus alimentos cuando niños. Tarde o temprano, la mayoría de las personas comen "de todo" (lo que pueden).

Está demostrado que insistir en exceso suele dar resultados contradictorios o negativos. Convertir la comida en un “problema” significa que el niño sea el centro de atención y refuerza su comportamiento negativo.

Algunos "caprichos" o manías pueden consentirse: tarde o temprano, el niño se cansará de comer todos los días lo mismo. La alimentación debe ser variada, pero si los alimentos que prefiere el niño aportan todos los nutrientes esenciales, tampoco hay que llevarlo al extremo. Para comprobarlo, basta con ver si el niño está alegre y activo y su crecimiento se mantiene.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one